3 nov. 2012

Hasta pronto

(Si queréis saber dónde encontrarme a partir de ahora sin tragaros todo el tocho, id directamente al final de la entrada)

¡Hoooola! Para los que no os acordéis de mí (la gran mayoría, muy posiblemente), soy Judit, la chica española de 17 años que solía hacerle caso a su blog... Ha pasado ya más de medio año desde que no publico ninguna entrada, y antes que nada, quería deciros que lo más probable es que no lo vuelva a utilizar... Siempre había dicho que cuando decidiera dejar el blog lo avisaría por una entrada, así que aquí estoy, y mejor tarde que nunca, ¿no? 

Siento muchísimo la tardanza de esta entrada, pero cuando pensaba en escribirla, siempre me vencía la pereza, o tal vez pensaba que algún día sí que me apetecería volver... Pero, después de tantos meses sin hacerle caso al blog, creo que es bastante evidente que eso no va a ocurrir. No hay ninguna razón en concreto por la que decida dejarlo; sencillamente, después de tres años, se me había vuelto aburrido y monótono, y durante los últimos meses en los que escribí el blog no lo hacía con ganas.

Me parecía que os merecíais una explicación, y, sobre todo, quería daros a todos las gracias. Gracias por haberme aguantado durante estos años en los que he crecido; gracias por sacarme una sonrisa con cada comentario que publicabais en las entradas (porque os aseguro que todos y cada uno de ellos me hacían sonreír); gracias por inspirarme con vuestros propios blogs (para los que los tuvierais)... Por todo, MUCHÍSIMAS GRACIAS.



En cualquier caso, aunque en gran parte haya perdido el interés por el mundo blogger, hay otro lugar en Internet con el que he estado obsesionada durante algo más de un año, y no estoy hablando de Twitter (que también, pero no es el caso), Tumblr, Flickr ni nada de eso... Aun así, para descubrir de qué hablo tendréis que esperar un poco más... La verdad es que no es muy difícil adivinarlo, pero aún no me apetece publicarlo en el blog. ¡Sólo os diré que no os vais a librar de mí tan fácilmente!

Y después de esta despedida, que más que una despedida es un Hasta pronto, daros una vez más mil millones de gracias a todos. ¡Os quiero!